lunes, 30 de mayo de 2011

PARTE 4: SEXISMO E INMORALIDAD BÍBLICA

Las revisiones de la biblia tendieron a eliminar las deidades más antiguas, especialmente femeninas. Tras siglos de elección y revisión de los libros canónicos, se eliminó casi cualquier rastro de divinidad femenina en la literatura cristiana.

Barbara Walker


LAS «INMUNDICIAS» FEMENINAS


Levítico 12,2-8: Cuando una mujer conciba y tenga un hijo varón, quedará inmunda durante siete días; será inmunda como en el tiempo  de sus reglas… permanecerá 33 días purificándose de su sangre… Pero si da a luz una niña, quedará inmunda dos semanas… y permanecerá 66 días purificándose… Al cumplirse los días de su purificación, sea por niño o por niña, presentará al sacerdote… un cordero de un año como holocausto, y un pichón o una tórtola como sacrificio por el pecado… Y el sacerdote hará expiación por ella y quedará pura”. nota: Dios está diciendo que la maternidad hace «inmundas» a las mujeres, al punto de que tienen que presentar una ofrenda por su «pecado» [matando animales]. Además, no conforme con este absurdo, la ley es también sexista, pues se indica que la mujer es inmunda el doble de tiempo cuando da a luz una niña, en vez de varón. Parece ser que los hebreos del tiempo bíblico detestaban cuando nacía una mujer.

Levítico 15,19-30:Cuando una mujer tuviere flujo de sangre… siete días estará apartada… Cualquiera que tocarse sus pertenencias será inmundo… Y el octavo día tomará consigo dos tórtolas o dos palominos… y el sacerdote hará del uno ofrenda por el pecado y del otro holocausto; y la purificará delante de Dios del flujo de su impureza”. nota 1: Las menstruaciones hacen «inmundas» a las mujeres y necesitan hacer ofrendas para purificarse [como siempre, matando animales]. Esto no tiene sentido, pues, según esta ley, entonces ninguna mujer podría ser pura después de la pubertad [la menstruación se da aproximadamente una vez cada mes]. ¿Es razonable aceptar esta ley? La menstruación es un proceso biológico normal en la fertilidad de la mujer, entonces ¿se equivocó Dios al crear el ciclo menstrual femenino? ¿Qué pasaría si una mujer quiere acercarse a Dios con mucha fe, pero de momento se encuentra menstruando? ¿La rechazaría Dios en aquella circunstancia? Se afirma que hasta las cosas que la pobre mujer toca quedan inmundas. Es una absurda forma de discriminación femenina. nota 2: La biblia indica que hay que matar animales cada vez que una mujer tenga menstruación. ¿Hay algo lógico, por muy pequeño que sea, en esa creencia?

 

LEYES SEXISTAS


Deuteronomio 21,10-13: Cuando vayas a la guerra contra tus enemigos, y tu Dios los entregue en tus manos y te lleves sus cautivos, si ves entre ellos una mujer hermosa, te prendas de ella y quieres tomarla por mujer, la llevarás a tu casa… y quedará en tu casa llorando a su padre y a su madre un mes entero. Después de esto podrás llegarte a ella, y serás su marido y ella será tu mujer. nota: La ley hebrea, además de estar auspiciando la guerra, afirma que es «normal» y permitido raptar a las mujeres de otras naciones y apropiarse de ellas. ¿Sería correcto este tipo de comportamiento?

Deuteronomio 21,15-17: Si un hombre tiene dos mujeres a una de las cuales ama y a la otra no, y ambas le dan hijos, si resulta que el primogénito es de la mujer a quien no ama, el día que reparta la herencia entre sus hijos no podrá dar el derecho de primogenitura al hijo de la mujer que ama, en perjuicio del hijo de la mujer que no ama, que es el primogénito”. nota: Se está promoviendo la poligamia; más importante es el derecho de primogenitura que la propia moral. De la mujer nunca se dice que pueda tener dos maridos; únicamente al hombre le es permitido aquella conducta.

 

DEGRADACIÓN FEMENINA


Génesis 12,10-19: Abraham consiente pusilánime que su esposa sea seducida y utilizada sexualmente por monarcas extranjeros: “Abram descendió a Egipto… cuando estaba por llegar dijo a su mujer… Di, por favor, que eres mi hermana, a fin de que me vaya bien por causa tuya… Cuando Abram entró en Egipto, los egipcios vieron que la mujer era muy hermosa… Faraón, debido a su intimidad con ella trató bien a Abram, quien recibió ovejas, vacas, burros, siervos y camellos”; Génesis 20,1-2:Abraham se trasladó al país de Neguev… decía de Sara: Es mi hermana. Por eso el rey de Gerar, llamado Abimelec, la mandó a buscar para tomarla para sí”. nota: Abraham no tiene ningún respeto por su esposa. La «ofrecía» de una manera degradante. Ni siquiera le importaba si ella consentiría en tener relaciones con otros hombres.

Génesis 16,1-3: Sara, esposa de Abraham, ofrece a su criada Agar para que tenga relaciones sexuales con su marido y conciba un hijo de él: “Y Sarai mujer de Abram tomó a Agar su sierva egipcia… y la dio por mujer a Abram su marido. Abram se unió a Agar y ella quedó encinta”. nota: El comportamiento de Sara es autoritario, pues para nada le interesa si la criada está de acuerdo, o no, en acceder a ser «usada» por Abraham. La criada egipcia es un objeto sexual que estaba a entera disposición de sus patrones [seguramente a Abraham no le molestaba mucho eso].

Génesis 19,1-9: Lot da hospitalidad a dos ángeles que vienen a destruir Sodoma, y por la noche se acerca una multitud con perversas intenciones: “¿Dónde están los varones que llegaron a tu casa anoche. Sácalos para que abusemos de ellos. Entonces Lot salió a ellos… y dijo: Os ruego hermanos míos que no hagáis tal maldad. He aquí ahora yo tengo dos hijas vírgenes; os las daré, y haced de ellas como os bien pareciere”. nota: Esta «historia» da a notar que el pueblo bíblico tenía un absoluto desprecio por las mujeres. A Lot le parecía muy «normal» sacrificar a sus hijas, con tal de preservar la integridad de sus invitados [que eran de sexo masculino]. El sexismo es evidente.

Jueces 19,22-30: La conducta de un levita en Gabaa presenta otro ejemplo de sexismo denigrante: “Los hombres perversos de aquella ciudad rodearon la casa, y golpeando la puerta le dijeron: Saca al hombre que ha entrado en tu casa, para que nos divirtamos con él. Y salió a ellos el dueño de la casa… He aquí mi hija virgen… Os la entregaré. Abusad de ella y haced con ella lo que os parezca… Entonces el hombre tomó a su concubina y se la sacó fuera. Ellos la violaron y abusaron de ella toda la noche hasta la mañana”. El marido de aquella infortunada mujer la encontró desnuda frente a la puerta, le habló para que se levante, pero: “no hubo respuesta… Entonces la cargó sobre su asno y se puso camino de su pueblo. Llegando a su casa cogió un cuchillo y tomando a su concubina la partió miembro por miembro en doce trozos y los  envió por todo el territorio de Israel” a manera de un reclamo de venganza. nota 1: El crimen descrito en este pasaje bíblico es horrendo y alcanza niveles de crueldad indescriptible. No hay explicación alguna que justifique el comportamiento infame de aquel hombre, un sacerdote de Dios, de la tribu de Leví [Jueces 19,1].

Números 31,7-18: Dios ordena matar a hombres y mujeres madianitas, pero Moisés insiste en que se dejen con vida a las muchachas vírgenes: “Atacaron a Madián como había mandado Dios a Moisés y mataron a todos los varones… Hicieron cautivas a las mujeres de Madián y a sus niños y saquearon su ganado, sus rebaños, y todos  sus bienes. Dieron fuego a todas las ciudades en que habitaban y a todos sus campamentos… Moisés se encolerizó contra los jefes de las tropas… Les dijo: ¿Pero habéis dejado con vida a todas las mujeres?... Matad, pues, ahora a todos los varones de entre los niños; matad también a toda mujer que haya conocido varón carnalmente. Pero a todas las niñas entre las mujeres, que no hayan conocido varón, las dejaréis con vida”. nota: Este es el típico comportamiento de los saqueadores de ciudades y violadores de mujeres. Si no fuese así, entonces ¿qué otro motivo tendría Moisés para dejar con vida a las vírgenes, si no era para que todos abusaran de ellas? [obviamente, el texto no menciona la suerte que corrieron aquellas muchachas]. Otro ejemplo de esta canallada puede encontrarse en Jueces 21,10-11: Entonces la comunidad mandó allá 12000 hombres de los valientes y les dio esta orden: Id y pasad a cuchillo a  los habitantes de Jabés de Galaad, incluidos las mujeres y los niños. Esto es lo que harán: Condenarán a muerte a todo varón y a toda mujer que haya conocido varón, pero  dejaréis con vida a las doncellas. Así lo hicieron”. El colmo de esto es que Dios aprueba esas acciones infames simplemente porque son ejecutadas por su «pueblo elegido». ¿Hay siquiera un pizca de justicia en esto? ¿Dónde queda el respeto que se debe dar a las mujeres?

Deuteronomio 22,20-21:Mas si resultare ser verdad que no se halló virginidad en la joven, entonces la sacarán a la puerta de la casa de su padre, y la apedrearán los hombres de su ciudad, y morirá… Así quitarás el mal en medio de ti”. nota: Una ley que exija asesinar a las mujeres que no lleguen vírgenes al matrimonio sólo puede provenir de un pueblo en extremo machista [de la virginidad en los hombres nada se menciona]. La aversión contra la sexualidad femenina era tan enfermiza, que el cristianismo en la Edad Media nunca quiso admitir la idea de que la mujer experimente placer en las relaciones sexuales y oficialmente negó la existencia del clítoris [por eso aún persiste el antiguo término griego, ya que no hay equivalente en español o en inglés para nombrarlo].

Levítico 21,7: El sacerdote no tomará mujer prostituta o privada de su virginidad. Tampoco tomará mujer divorciada de su marido, porque él está consagrado a Dios”. nota: El contexto es meramente machista. La virginidad femenina es considerada con una excesiva importancia. Un «hombre consagrado» sólo debe casarse con mujeres vírgenes para no ofender a Dios. No interesa si la mujer tiene buenos o malos sentimientos, lo único importante es su virginidad. ¿Tiene lógica esto?

1 Reyes 10,2-3: Salomón que “superaba a todos los reyes de la tierra en riquezas y en sabiduría” fue bastante promiscuo: “Amó, además de la hija de Faraón, a muchas mujeres extranjeras; a las de Moab, a las de Amón, a las de Edom, a las de Sidón, y a las heteas… Y tuvo 700 mujeres reinas y 300 concubinas” [1 Reyes 11,1-3]. nota 1: Este relato sexista presenta la absurda idea que las numerosas mujeres que tiene un hombre son un símbolo de su riqueza. En este sentido, el narrador del texto considera a la mujer como meros «objetos» para el hombre ¡Es el colmo de la degradación femenina! nota 2: El «sabio» Salomón desobedeció descaradamente la ley de su mismo Dios: “No tomará para sí muchas mujeres, para que su corazón no se desvíe; ni plata ni oro amontonará para sí en abundancia” [Deuteronomio 17,17]. Si Salomón supuestamente fue tan sabio [el «más sabio del mundo»], ¿cómo es que nunca siguió la ley que les había dado el Dios de Israel? ¿Dónde quedó tanta sabiduría?

 

RELACIONES PROMISCUAS


Génesis 19,30-36: Las hijas de Lot lo emborrachan para relaciones sexuales incestuosas con su padre y sí quedar embarazadas: “Lot subió de Zoar y moró en el monte, y sus dos hijas con él… La mayor dijo a la menor… No queda ningún hombre que se una a nosotras, como es la costumbre… tengamos descendencia de nuestro padre… Y dieron a beber vino a su padre aquella noche, y entró la mayor y durmió con su padre… El día siguiente… se levantó la menor, y durmió con él… Y las dos hijas de Lot concibieron de su padre”. nota: Se considera «normal» este tipo de conductas sexuales desviadas, incestuosas, degradantes. Más importancia se da al hecho de tener hijos [no importa quién sea su progenitor] que a tener una conducta decorosa. ¿Qué clase de enseñanza moral puede aportar esto?

Génesis 29,15-30: Jacob se enamoró de su prima Raquel, y se ofreció a sí mismo como salario ante su hermano Labán, padre de la muchacha: “Te serviré siete años por Raquel, tu hija menor. Labán dijo: Mejor es dártela a ti, que dársela a otro”. Pero el astuto Labán aceptó el contrato, no sin previamente ofrecer a su otra hija, Lea, antes de entregarle finalmente a Raquel, con lo que logró mantener trabajando al perseverante Jacob más años de los convenidos. Pero, mientras que Lea fue fecunda, resultó que Raquel era estéril. A partir de aquí se arma un embrollo que resulta en diversos encuentros sexuales de Jacob con Lea, su hermana Raquel y las criadas de ambas, Zilpa y Bilha, con quienes tiene hijos [Génesis 30,1-24]. Este es el origen de los célebres «doce hijos de Jacob». nota: Este relato es triplemente degradante. Primero, se promueve la promiscuidad. Segundo, se favorece la idea sexista de que las mujeres sirven sólo para procrear hijos. Tercero, las criadas son  consideradas como objetos sexuales, pues son ofrecidas a Jacob por orden de sus patronas. Así pues, al pobre Jacob no le quedó más remedio que tener relaciones sexuales con las cuatro mujeres.

Génesis 38,11-26: Judá dijo a Tamar su nuera: Quédate viuda en casa de tu padre, hasta que mi hijo Sela sea grande”. Permaneció allí algún tiempo hasta que murió la esposa de Judá, y Tamar no encontró una mejor oportunidad para seducirlo: “Se quitó ella los vestidos de su viudez, y se cubrió con un velo… Y la vio Judá, y la tuvo por una prostituta, pues tenía cubierto su rostro. Se acercó a ella y le dijo: Déjame ahora que me acueste contigo”, y en pago de los servicios sexuales, Judá le ofrece “un cabrito de su rebaño”. El relato continúa describiendo que ella le pidió como garantía algunos de sus objetos personales, los cuales le fueron de utilidad para demostrar que era el propio Judá, su suegro, quien la había embarazado. nota: Este es otro ejemplo del comportamiento lujurioso de estos «honorables» representantes del «pueblo de Dios». La idea hebrea es que la moral sexual no interesa en lo más mínimo, mientras se asegure la descendencia coterránea.

2 Samuel 11,1-27: David seduce a una mujer casada, luego bebe con el esposo engañado, y, para que no descubra su adulterio, lo envía a la muerte: “Vio desde el terrado una mujer que se estaba bañando… Aquella es Betsabé hija de Heliam, mujer de Urías heteo. Y envió David mensajeros, y la tomó; y vino a él, y él durmió con ella… La mujer concibió y mandó que lo hicieran saber a David”. David entonces invita un banquete a Urías, le embriaga y envía con él mismo una carta dirigida al jefe de su regimiento, con una fatal instrucción: “Poned a Urías en el frente más peligroso de la batalla; luego retiraos de él, para que sea herido y muera”. Betsabé hizo duelo por su marido, pero: “Pasado el luto, David envió a traerla a su palacio. Ella vino a ser su mujer y le dio un hijo”. nota: La conducta de David es perversa ¿Qué clase de ejemplo a su pueblo puede esperarse de un rey así? ¿Por qué Dios permitió este atropello? Obviamente, la actitud de David mereció castigo; el profeta Natán se lo haría saber: “Al haber ofendido a Dios en este asunto, el hijo que te ha nacido ciertamente morirá” [2 Samuel 12,14]. Pero este castigo de Dios no es nada justo, ya que se ensaña contra el recién nacido ¡Como si el niño hubiese tenido la culpa de todo! Si Dios hubiese sido «justo», era al propio David a quien debía castigar por su falta.

2 Samuel 13,1-21: Absalón, hijo de David, tenía una hermana hermosa, llamada Tamar, y Amnón, hijo de David, se enamoró de ella. Estaba Amnón tan atormentado… porque su hermana Tamar era virgen y le parecía imposible conseguir algo de ella”. Entonces Amnón, fingiendo estar enfermo, mandó a llamarla. “Fue, pues, Tamar a casa de su  hermano… pero él la sujetó y le dijo: Ven, acuéstate conmigo, hermana mía. Pero ella respondió: No, hermano mío, no me fuerces… Pero él no quiso escucharla, sino que la sujetó y forzándola se acostó con ella”. Cuando su hermano Absalón se enteró simplemente dijo: “Calla, hermana mía; es tu hermano. No te preocupes de este asunto”. Así, la pobre Tamar tuvo que aguantarse la deshonra y la canallada de su hermano. “Cuando el rey David supo todas estas cosas se irritó en extremo” pero no hizo nada al respecto, no así Absalón, quien decidió tomar venganza: “Amnón ha muerto por orden de Absalón desde el día en que violó a su hermana Tamar” [2 Samuel 13,32]. nota: Una mujer es violada por su hermano y el único tipo de ayuda que recibe es la recomendación de «callarse», y luego la muerte del agresor. ¡¿Que diablos le pasa a esa gente?! Tamar [por ser mujer] no podía hacer nada más que sufrir en silencio. ¿Es esto correcto? ¿Por qué David, el padre de ellos, se quedó de brazos cruzados ante el hecho? Es claro que las mujeres no tenían derechos que preservaran su integridad.

 

DEVOCIÓN POR EL MIEMBRO VIRIL


Génesis 24,9: Los hebreos hacían juramentos solemnes por sus genitales: “Entonces el criado puso su mano dentro del muslo de Abraham su señor, y le juró cumplir el encargo”. Tal encargo era muy importante, pues se trataba de conseguir esposa para Isaac [Génesis 24,51]. Génesis 47,29-31: “Llegaron los días de Jacob para morir, y llamó a José su hijo, y le dijo… Te ruego que pongas tu mano dentro de mi muslo para que prometas esta prueba de amor y fidelidad; no me sepultes en Egipto… Y José le juró”. nota: Obviamente el eufemismo «dentro del muslo», se refiere a los testículos del hombre. ¿Es razonable para un libro considerado «palabra divina» dar tanta importancia a los genitales masculinos? Claramente se nota que estas ideas provienen de sacerdotes sexistas.

Génesis 38,8-9: El semen del hombre es considerado más valioso que el mismo hombre: “Entonces Judá dijo a Onán: Cásate con la mujer de tu hermano y cumple como cuñado con ella, procurando descendencia a tu hermano. Onán sabía que aquella descendencia no sería suya, y así, cada vez que se unía con su cuñada, derramaba en tierra, evitando el dar descendencia a su hermano. Esto desagradó a Dios y le quitó la vida”. nota: Según esto, es más importante el deber cívico de tener hijos para hacer efectivas las promesas de Dios a los antepasados, que la propia moral sexual.

Levítico 15,16-17: El hombre que tuviese emisión de semen, lavará en agua todo su cuerpo, y será inmundo hasta la noche. Y toda vestidura, o toda piel sobre la cual cayere la emisión… será inmunda hasta la noche”. nota: El Dios hebreo está excesivamente obsesionado con el derramamiento del semen. Parece ser que el semen era algo tan «sagrado» que debía servir sólo para procrear. Por eso, si se derramaba [es decir, se desperdiciaba] el hombre pasaba a ser «inmundo» por no cumplir su misión.

Deuteronomio 25,11-12: Cuando dos hombres peleen uno con otro, y se acercase la mujer de uno para librar a su marido de los golpes del otro, y alargando su mano asiere sus partes vergonzosas, le cortarás entonces la mano. No le tendrás ninguna lástima”. nota: Los genitales masculinos eran tan «sagrados» para los hebreos, que una mujer no debía tocarlos, ni siquiera en defensa de su esposo. ¡Es una ley totalmente absurda!

 

HOMOSEXUALIDAD MASCULINA


1 Samuel 18,1:En cuanto terminó David de hablar con Saúl, el alma de Jonatán se quedó ligada a la de David, y le amó… Le retuvo Saúl aquel día y no le permitió regresar a casa de su padre. Jonatán se unió con David, pues le amaba como a sí mismo”. Poco después, el rey Saúl hizo conocer sus planes de asesinar a David: “Habló Saúl a Jonatán su hijo, y a todos sus siervos, para que matasen a David; pero Jonatán hijo de Saúl se deleitaba mucho con David” [1 Samuel 19,1-2]. nota: Evidentemente entre David y Jonatán existía una pasión homosexual. Esto se confirma luego en 2 Samuel 1:17,26 cuando David compone un canto fúnebre por la muerte de Saúl y de Jonatán. Especialmente por Jonatán se lamenta con expresiones como: Jonatán, que me fuiste muy amado. Para mi, tu amor me fue más maravilloso que el amor de las mujeres”.

 

PROFETAS INMORALES


Ezequiel 23:1-4,8-10,17-21: Dios le engendra niños a dos prostitutas: “La voz de Dios vino de nuevo a mí diciendo: Hijo de hombre, hubieron dos mujeres, hijas de una misma madre. Y cometieron fornicación en Egipto; cometieron fornicación en su juventud… sus pechos virginales fueron magullados. Y ellas fueron mías, y tuvieron hijos e hijas...”. nota: Ezequiel está hablando simbólicamente de Samaria y Jerusalén, ciudades que fueron acusadas de haber ejercido “prostitución en Egipto”, es decir, adoraron otros dioses. Pero es evidente que Ezequiel se está deleitando con esta alegoría, pues entra en regocijados detalles de índole sexual: “se acostaron… estrujaron sus senos y derramaron sobre ella su lujuria… descubrieron su desnudez… se unieron a ella en la cama de amores… ardió en deseos por sus amantes, cuyos miembros eran como los de los burros, y cuya eyaculación era como la de los caballos… estrujaban tus senos a causa de tus pechos juveniles”. Dios está infundiendo al profeta «visiones divinas» llenas de lujuria, al mismo estilo de una película pornográfica.

Oseas 1,2-3: Dios dijo a Oseas: Vé, y toma por esposa a una de esas mujeres que se entregan a la prostitución sagrada y ten hijos de esa prostituta; porque el país se está prostituyendo al apartarse de Dios. Fue, pues, y tomó por esposa a Gomer hija de Diblain, la cual concibió y le dio un hijo”. nota: Este tipo de comportamiento, ¿es adecuado para un profeta del «Dios verdadero»?. Bien pudo Oseas excusarse de esta manera para su inmoralidad. Se enaltece el concepto de «prostitución sagrada».

ingallan33@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario