lunes, 30 de mayo de 2011

PARTE 11: EL EVANGELIO DE LA VENGANZA

Las iglesias son los sepulcros y las tumbas de Dios.

Friedrich Nietzsche


EL CRISTO VENGATIVO


Mateo 10,34-36: No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada. Porque he venido para que el hombre se levante contra su padre, y la hija contra su madre, y la nuera contra su suegra; y los enemigos del hombre serán los de su propia casa”. Lucas 22,36:Pues ahora… el que no tiene espada que venda su manto y compre una espada”. Incluso, dando crédito a las profecías del antiguo testamento, se pronostica la venida de un Cristo de naturaleza vengativa: “Se levantarán los reyes de la tierra, y los príncipes consultarán unidos contra Dios y contra su Ungido… Luego en su cólera les habla, en su furor les aterra: Ya he puesto a mi rey sobre Sión… El Señor me ha dicho: Mi hijo eres tú; yo te engendré hoyHonradle para que no se enoje, y perezcáis en el camino; pues se inflama de pronto su ira” [Salmo 2,2-12]. nota: El Jesús del evangelio no es todo «amor» como se quiere hacer creer. En esto conocerán todos que sois discípulos míos: si os tenéis amor los unos a los otros” [Juan 13,35]. Por el contrario, una parte de su enseñanza difunde la ira y la venganza.

Mateo 6,14-15; Marcos 11,26: Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestra ofensas”. Mateo 7,1-2: No juzguéis para que no seáis juzgados. Porque con la medida que midiereis, se os medirá a vosotros”. Mateo 10,33: Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos”. Mateo 12,30: El que no está conmigo, está contra mí, y el que no recoge conmigo, desparrama”. nota: Estos conceptos de justicia radical exhortan a las acciones vengativas. Jesús no es consistente con sus enseñanzas, pues él mismo había exhortado el amor y el «perdón» de los enemigos: “Si te abofetean la mejilla derecha ofrécele también la izquierda, y al que te arma pleito por la túnica ofrécele también el manto; y al que te obligue a llevar una carga llévasela el doble de lejos” [Mateo 5,39-41]. Jesús plantea una hipócrita lección de justicia: Dios no puede perdonar, pero los humanos si están obligados a hacerlo.

Marcos 9,42: Y a quien escandalice a estos pequeños que creen en mí, mejor sería que le colgasen una piedra de molino y lo arrojaran al mar”. nota: Es verdad que el corromper a una mente limpia merece castigo, pero Jesús tiene la repulsiva idea [presente en el antiguo testamento] que la muerte, el asesinato, representa la única solución. La analogía empleada es cruel en sí misma.

Lucas 14,26: Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aún también su propia vida, no puede ser mi discípulo”. nota: Jesús está despreciando totalmente los valores familiares. ¿Acaso para ser un buen discípulo de él necesariamente hay que «aborrecer» a la familia? ¿No se puede ser un buen cristiano y llevar una vida familiar al mismo tiempo? Esto no tiene lógica.

 

EL CRISTO QUE CONDENA


Mateo 18,8-9: Por tanto, si tu mano o tu pie te es ocasión de caer, córtalo y échalo de ti; mejor te es entrar en la vida cojo o manco, que teniendo dos manos o dos pies ser echado en el fuego eterno. Y si tu ojo te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti; mejor te es entrar con un solo ojo en la vida, que teniendo dos ojos ser echado en el infierno de fuego”. Mateo 10,28: Temed más bien a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno”. Marcos 9,48:Donde el gusano de ellos no muere y el fuego nunca se apaga”. nota 1: Jesús está diciendo que aquellos que tienen algún problema de comportamiento se automutilen. ¡Esa es la solución soberana! Pero realmente no tiene lógica esta enseñanza. ¿No sería mejor por parte de Jesús sugerir en estos casos que las personas busquen consejo o ayuda para mejorar su comportamiento? Eso tendría más sentido. nota 2: Para la creencia comúnmente aceptada sobre el Infierno [donde el «amor» de Dios condena eternamente las almas pecadoras], Jesús plantea un concepto erróneo y absurdo al considerar que pueden condenarse o salvarse los cuerpos físicos de las personas.

Marcos 6,11:Y si en algún lugar no os reciben ni os escuchan, marchaos de allí, y sacudid el polvo que está debajo de vuestros pies, en testimonio contra ellos. De cierto os digo que en el día del juicio, será más tolerable el castigo para los de Sodoma y Gomorra, que para aquella ciudad”. nota: Qué cruel y violenta suena esta sentencia, considerando que proviene de un Jesús que se pasó predicando el «amor»: “Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced el bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen” [Mateo 5,44, Lucas 6,27-28]. La contradicción es evidente.

 

EL CRISTO QUE MALDICE


Lucas 6,24-26: Jesús también se lanza, ocasionalmente, sus «amorosas» maldiciones al igual que lo hizo su Padre en el antiguo testamento [como dice un viejo refrán: de tal palo, tal astilla]: “¡Ay de vosotros! Los ricos… los que están saciados… los que ahora reís… ¡Ay de vosotros! Cuando todos los hombres hablen bien de vosotros”. Mateo 23,13-36: Jesús ataca duramente a los fariseos. Sus expresiones son contundentes: “¡Ay de vosotros escribas y fariseos, hipócritas… ¡Ay de vosotros guías ciegos!... ¡Serpientes, generación de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?”. nota: ¿Dónde queda aquella exhortación al amor que dijo el mismo Jesús? “Os doy este mandamiento: ámense los unos a los otros… como yo os he amado” [Juan 13,34]. En las palabras de Jesús más predomina el coraje, la ira, que el «amor».

ingallan33@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario