lunes, 30 de mayo de 2011

PARTE 12: SUCESOS CONTRADICTORIOS EN LA PASIÓN Y MUERTE DE CRISTO

Muchos estudiosos han quedado impresionados por el parecido entre la Pasión de Jesús que se cuenta en los Evangelios y las ceremonias de las fiestas populares, como los Sacaea en Babilonia, el festival de Cronos en Grecia, y las Saturnales en Italia… Si las historias de las Pasiones… son transposiciones de dramas de cultos religiosos, y no de sucesos reales, difícilmente puede decirse otra cosa de la Pasión de Jesús.

Edouar Dujardin


LA ÚLTIMA CENA


Mateo 26,17; Marcos 14,12:El primer día de la fiesta de los Ázimos, los discípulos se acercaron a Jesús y le dijeron: ¿Dónde quieres que te hagamos los preparativos para comer el cordero de Pascua?”. Según esto, se da a entender que en la «última cena» Jesús con sus discípulos celebraron la Pascua. Lo confirma Lucas 22,7-8:Llegó el día de los Ázimos, en el que se había de sacrificar el cordero de Pascua; y envió a Pedro y a Juan, diciendo: Id y preparadnos la Pascua para que la comamos”. Sin embargo, Juan 13,1-2 refuta esto, indicando que aquella cena ocurrió antes de la Pascua: Antes de la fiesta de la Pascua, sabía Jesús que había llegado su hora de pasar de este mundo al Padre… Durante la cena, ya el diablo había puesto en el corazón a Judas Iscariote, hijo de Simón, el propósito de entregarle”. Juan 18,28: De la casa de Caifás llevan a Jesús al pretorio. Era de madrugada. Ellos no entraron en el pretorio para no contaminarse y poder así comer la Pascua”. nota: La fiesta de los Ázimos [Éxodo 12,18-20] es cuando los hebreos comían pan sin levadura durante una semana. Los evangelistas sinópticos afirman que la «última cena» fue el primer día de la Pascua, pero Juan afirma que ocurrió antes de dicha fiesta [por tanto, la muerte de Jesús se llevó a cabo antes de la Pascua, y no después como en los otros evangelios]. Ahora bien, tomando en consideración la gran importancia de aquella cena para el cristianismo, pues en ella, Jesús ofreció a la humanidad su «carne» y «sangre», ¿tiene lógica que existan dos versiones acerca de cuándo sucedió la «última cena»?

 

LA TRAICIÓN DE JUDAS


Mateo 26,47-50; Marcos 14,43-46: Todavía estaba hablando, cuando llegó Judas, uno de los doce, acompañado de un grupo numeroso… Les había dado esta señal: Aquel a quien yo dé un beso, ése es; arrestadle. Y al instante se acercó a Jesús y le dijo:¡Salve, Rabbí!», y le dio un beso… Entonces aquéllos se acercaron, echaron mano a Jesús y le prendieron”. Jesús replica: Judas ¿Con un beso entregas al Hijo del Hombre?” [Lucas 22,48]. Pero Juan 18,3-8 presenta una versión totalmente distinta: No existe en ningún momento el beso de Judas, sino que el mismo Jesús se entrega a quienes iban a detenerlo: “Sabiendo todas las cosas que le habían de sobrevenir, se adelantó y les dijo: ¿A quién buscáis? Le respondieron: A Jesús nazareno. Jesús les dijo: Yo soy… Volvieron atrás y cayeron a tierra. Les preguntó, pues, de nuevo: ¿A quién buscáis? Ellos dijeron a Jesús nazareno. Jesús respondió: Os dije que yo soy”. nota 1: Aunque Mateo, Marcos y Lucas apoyan la versión del beso ¿No resulta curioso que para tan imborrable momento existan dos testimonios? ¿Por qué Juan tiene otra versión del arresto de Jesús? ¿Acaso Juan tenía otra clase de «inspiración » que la de los otros evangelistas? nota 2: Si Jesús era tan famoso como se supone, el beso de Judas no hubiera sido necesario para identificarle. ¿Por qué Judas necesitaba explícitamente besar a Jesús? ¿No habría sido suficiente señalarle con el dedo, darle la mano, o alguna otra manera de entregarlo a sus captores? Aparentemente aquel beso no es más que una ficción literaria homoerótica utilizada por los evangelistas sinópticos.

Mateo: 27,3-8: Después de traicionar a Jesús por 30 monedas de plata, el arrepentido Judas intenta devolver a los sacerdotes el dinero, el cual ellos rechazan. “Entonces Judas arrojando las piezas de plata en el templo, salió, y fue y se ahorcó… Los sacerdotes recogieron las monedas… acordaron comprar con ese dinero el campo del Alfarero… y aquel campo se llama hasta el día de hoy: campo de sangre”. Pero la versión de Lucas en Hechos 1,16-19 contrasta al indicar que Judas “con el salario de su iniquidad adquirió un campo, y cayendo de cabeza, se reventó por la mitad, y todas sus entrañas se derramaron”. nota: ¿Cómo puede haber contradicción en dos autores bíblicos ante un hecho tan relevante para los seguidores de Jesús respecto al destino de quien lo traicionó? Una versión afirma que Judas entregó las 30 piezas de plata y el terreno lo compraron los sacerdotes; pero la otra dice que fue el mismo Judas quien compró el terreno antes de morir.  Por más que se busque, no hay forma de hacer conciliar las dos versiones. ¿Quién realmente compró aquel terreno, Judas o los sacerdotes? Nada de esto queda claro.

Mateo 27,9-10 pretendiendo demostrar que Jesús fue el Mesías verdadero, se refiere al momento en que Judas, arrepentido, devuelve el dinero pagado por su traición y se ahorca: “Así se cumplió lo dicho por el profeta Jeremías, cuando dijo: Y tomaron las 30 piezas de plata, que fue el precio en que lo tasaron los hijos de Israel; y las dieron para el campo del alfarero, como me ordenó el Señor”. nota 1: ¡Resulta que en ningún lugar del libro de Jeremías aparecen estas palabras! Existe, no obstante, un pasaje en Zacarías 11,12-13 que ha sido identificado con esta profecía: “Yo les dije: Si os parece bien páguenme mi salario; y si no, dejadlo. Y calcularon por mi salario 30 piezas de plata. Pero Dios me ordenó: Hecha en los cofres del templo este precio tan alto en que ellos me han tasado. Y tomé las 30 piezas y las deposité en el tesoro de la casa de Dios”. El evangelista «inspirado» comete una burrada equivocándose de libro profético ¡No es Jeremías, es Zacarías! nota 2: Ni siquiera es válido el argumento que se trate de una simple confusión, pues lo único en común de ambos pasajes son las «30 piezas de plata». Los relatos son distintos y no tienen nada que ver entre sí. Alegóricamente Zacarías se describe a sí mismo como Dios y al pueblo como ovejas. El sentido es el siguiente: porque las ovejas han sido rebeldes, Dios las entrega a tres pastores que no las cuidan apropiadamente; entonces Dios los elimina y vende las ovejas a unos comerciantes por 30 piezas de plata, que son depositadas en el templo a manera de retribución; y otro pastor se levantará por orden de Dios para castigar a las ovejas [Zacarías 11,4-17]. Por lo tanto, esta «profecía» no está refiriéndose a la traición de Judas que le atribuye el evangelio.

 

LA MUERTE DE JESÚS


Mateo 27,50-54:Habiendo Jesús, otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu. Y he aquí, el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron; y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron; y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos. El centurión, y los que estaban con él guardando a Jesús, visto el terremoto, y las cosas que habían sido hechas, temieron en gran manera, y dijeron; verdaderamente éste era el Hijo de Dios”. nota 1: Analizándose imparcialmente puede concluirse que el relato es una absoluta mentira. De hecho, los demás evangelistas no lo mencionan para nada. Si lo que se describe hubiese ocurrido realmente, ¿por qué tal evento prodigioso no aparece registrado en ninguno de los registros históricos de la época cuando existen otros datos menos notables e impactantes? nota 2: Un milagro de ese tipo hubiese sido la «noticia del siglo». De haber ocurrido, lo lógico hubiera sido que todos los judíos y romanos [incluidos el sumo sacerdote y el emperador] acepten a Jesús como «hijo de Dios», tal como supuestamente el centurión y sus soldados lo hicieron. Pero nadie se dio por aludido, lo cual pone en duda la veracidad del relato. nota 3: Nunca se aclara quienes eran aquellos «santos», ni la razón de su «santidad». Si en verdad hubieran salido de sus tumbas y pasearon por la ciudad, ¿no hubiera sido normal que los habitantes de Jerusalén crean en Jesús? ¿Por qué nadie se preocupó de registrar un hecho tan significativo como este en la historia de Jerusalén? Definitivamente, el relato tiene todos los indicios de ser una manipulación de versículos con el objeto de «divinizar» a Jesús.

Mateo 27,57-61: Después de la muerte de Jesús, “vino un hombre rico de Arimatea, de nombre José, discípulo de Jesús. Se presentó a Pilatos y le pidió el cuerpo de Jesús. Pilatos ordenó que le fuese entregado puesto que estaba en poder del juez. Él, tomando el cuerpo, lo envolvió en una sábana limpia y lo depositó en su propio sepulcro, del todo nuevo, que había sido excavado en la peña”. Un contexto algo diferente presenta Juan 19,38-42: Aparece un nuevo personaje, Nicodemo [desconocido para los otros evangelistas], que ayuda a José de Arimatea a transportar el cadáver de Jesús, y lo entierran en un sepulcro improvisado, que no es señalado como propiedad de José de Arimatea: “Cerca del sitio donde fue crucificado había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo… Allí, a causa de la Pascua de los judíos, por estar cerca el sepulcro, pusieron a Jesús”. nota: Algo curioso es el detalle [y ningún evangelio parece indicarlo] que no tuvo Jesús la necesidad de presentarse como un resucitado a José de Arimatea o a Nicodemo, quienes lo habían sepultado. Hubiese sido un acto caballeroso agradecerles su noble acción. ¡Que ingrato fue Jesús!

ingallan33@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario